Beisbol: el deporte favorito de AMLO que incrementa su fama en México pero sus figuras se diluyen

Por las bocinas que ambientan el estadio comienza a sonar Hey Song-Rock n roll part 2 deGary Glitter, que se convirtió en un himno de guerra para los miles de aficionados de Diablos Rojos del México. Es un domingo por la tarde en el recién inaugurado Estadio Alfredo Harp Helú, donde una cantidad inimaginable de selfies han sido tomadas desde que fue abierto al público el 23 de marzo pasado.

A partir de entonces, los Diablos Rojos ha incrementado más del 100% su promedio de asistencia esta temporada, según el presidente de la Liga Mexicana de Beisbol, Javier Salinas. El equipo escarlata promedia alrededor de 10.000 fanáticos por partido de los 20.576 asientos disponibles, cifras que se suman a los crecientes números de este campeonato.

«La afición no sé si ha crecido, pero estoy seguro que está regresando a los estadios.Mejoramos la experiencia, temas de taquillas, acceso al estadio, cosas que tal vez no se ven pero es fundamental para que el espectáculo en el diamante sea de primera categoría», dice Salinas a Infobae México. «Estamos contentos del nivel de juego y la asistencia, pues vamos 7% más alto que el año pasado y 9 % más que últimos dos años y las métricas van muy bien».

Las estadísticas no mienten, con las nuevas estrategias implementadas desde que comenzó la gestión del CEO de la LMB, sumadas a los constantes discursos del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre su intención por impulsar este deporte, la gente se ha acercado –por una u otra razón- un poco más a la pelota. Aunque no todos de la misma manera.

«Estamos abiertos a la gente que está metida o no en el juego», asegura Salinas. «Qué bueno que vengan los de hueso colorado y nuevos fans, el béisbol es de personas que sepan o no del juego, por ejemplo, el 49% de asistentes en promedio son mujeres y es un deporte familiar, pues van de 4 a 7 personas al estadio, es decir, en familia o en grupos de amigos. Es un privilegio ofrecer espectáculo para quienes saben de béisbol y quienes no».

En una encuesta realizada por Infobae México a 25 personas, 13 respondieron que les gustaba el beisbol y 12 que no, aunque solo 8 han ido a algún estadio este año. De los 25 encuestados, 19 admitieron no conocer a algún jugador activo y dos de ellos solo recuerdan haber escuchado de un tal Babe Ruth.

Y aunque 6 aficionados dijeron conocer a algún beisbolista, 2 no mencionaron a algún jugador en activo y uno reconoció solo saber quién es José Canseco porque salió en películas. Del total de encuestados, solo uno nombró a jugadores de la LMB entre los que conocía.

«A los ídolos los crea la afición, para empezar, esta no es una responsabilidad solo de la liga, es responsabilidad de jugadores, equipos, liga y medios de comunicación. LeBron James -por ejemplo- es la figura que es porque tiene una exposición masiva en los medios, son temas para grandes charlas y opiniones pero no depende de nosotros, aquí hay grandes nombres, pero no depende de nosotros», insiste el directivo de la LMB.

Tampoco para Othón Díaz Valenzuela, gerente general de Diablos Rojos, es relevante qué tan experta es la afición al beisbol en México, siempre y cuando disfrute el espectáculo. Algo que considera, se puede notar en cada juego celebrado en el Estadio Alfredo Harp Helú.

«Lo que vive la gente que viene, que canta, que se divierte, son 4 horas 20 lo que dura el juego y la gente no se va. Son cosas que hacen mancuerna ideal con Diablos Rojos, yo lo percibo en todos los juegos y es muy bonito llegar y que digan que hacemos un buen trabajo, eso nos motiva para hacer las cosas mejor. No es fácil venir en una ciudad tan compleja como esta, pero se está logrando juego a juego, todo abona al espectáculo, es promover el béisbol en la Ciudad de México», afirma.

Es así que el ambiente podría ser la respuesta a este auge de los parques de pelota con la mayoría de sus butacas ocupadas, como en antaño. Y aunque por más que los aforos no se comparen con otro tipo de deportes masivos, el promedio de asistencia comparado con la capacidad de los estadios es elevado.

«Lo importante cuando mides asistencia es la ocupación, las mejores ligas de deportes en el mundo rondan en los 80, 85% de ocupación, estamos a la mitad de eso, cerca del 50%, entonces si podemos establecernos en 60 o 70% en un futuro será muy bueno», explica Salinas.

No obstante, pese a que las asistencias son mejores, el público más fiel no parece estar tan contento, pues diversos puristas en redes sociales, han externado su molestia por este«boom» que en ocasiones hace que no encuentren lugares disponibles quienes antes nunca habían faltado a un partido y ven a aficionados de ocasión ganándoles el boleto.

«Partimos de un tema de respeto», analiza el presidente de LMB. «Yo puedo ir al cine y no saber de cine; puedo ir al teatro y no saber nada de guiones teatrales. Creo que se necesita tolerancia y respeto a todos, es un valor universal y en cualquier evento deportivo o cultural es fundamental, toda persona que cruza nuestras puertas merece el mismo respeto crea lo que crea, piensa lo que piense y comulgue con lo que sea».

Pero mientras puristas y la afición satelital se disputan las butacas, los dueños de la pelota se preocupan por innovar cada vez más en actividades alrededor de lo que es propiamente el partido, pues el beisbol ya no solo pelea con otras disciplinas por la atención de la gente, ya que en la actualidad hay cientos de opciones de entretenimiento como la televisión vía streaming, las redes sociales, videojuegos, realidad virtual y demás.

«Nuestra competencia no son los otros deportes, nuestra competencia es todo nuestro espacio de entretenimiento que el aficionado ocupa. Sería muy fácil si la competencia solo fueran deportes, pero no, hoy el aficionado o las personas tienen una cantidad de entretenimiento desde su casa o afuera de ella y tenemos que ser una opción relevante, es una competencia despiadada, está muy fuerte, pero podemos ser una opción interesante», propone Salinas.

Es así que el beisbol, como otros deportes, analiza cómo amenizar el desarrollo de su juego, tratando de reducir su duración y maximizar sus tiempos. Volver más espectaculares y dinámicos los partidos, parece ser la tendencia, pues tan solo World Baseball Softball Federation ya anunció que los juegos durarán solo siete entradas después de los Juegos Olímpicos Tokio 2020. En la Liga Mexicana, el promedio por partido actualmente es de 3 horas 50 minutos.

«El beisbol busca a nivel mundial reducir tiemposMLB ya contrató estudios para buscar reglas que bajen el tiempo de juego. En la liga de Japón y Corea están en el mismo sentido pero sin querer perder la esencia del juego, hay mucho por hacer en otras ligas pero siempre cuidando la esencia del juego», sentencia Salinas.

Es así que mientras la gente parece reconciliarse con los parques de pelota, los ídolos prometen surgir conforme los fanáticos se identifiquen con los jugadores, que a su vez, prometen seriamente mejorar sus cualidades con la inversión tanto del gobierno federal como de los equipos. El beisbol está en un proceso de evolución directamente proporcional al de su afición.

fuente.infobae




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sitio web optimizado por: SEO Valencia
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Plugin WordPress Maintenance
error: Content is protected !!