El Sonorense Óscar Valdez regresa de una quijada fracturada con mejor defensiva en este próximo Sábado

Mientras el campeón mundial de peso pluma Oscar Valdez estaba siendo trasladado a una ambulancia luego de su victoria por decisión unánime luego de una increíble escaramuza con Scott Quigg el 10 de marzo en Carson, California, sonrió y ofreció su aprobación a pesar de la agonía en que se encontraba.

Valdez había sufrido una quijada fracturada en el quinto asalto contra Quigg, quien no había lhecho el peso y estaba mucho más corpulento la noche de la pelea.

Valdez pagó un alto costo físico, pero casi un año después ya está listo. Está ansioso por regresar y listo para hacer su quinta defensa de título cuando se enfrente a Carmine Tommasone el sábado por la noche en la cartelera de Top Rank Boxing en ESPN en el Ford Center en el Star, la instalación de entrenamiento de los Dallas Cowboys, en Frisco. Texas.

“Estoy muy emocionado de volver a subir al ring”, le dijo Valdez a ESPN esta semana. “Tenía 11 meses de descanso debido a mi mandíbula, pero mi mandíbula está 100 por ciento curada. Aunque hemos estado trabajando mucho en nuestra defensa, todavía uno recibe golpes en el entrenamiento. Me golpearon en la mandíbula, así que sé que está 100 por ciento curada. Estoy listo mental y físicamente para esta pelea.

“Para ser bien honesto, no lo he pensado. Mi mandíbula solo está en mi mente cuando alguien me pregunta: ‘¿Cómo está tu mandíbula?’ La primera vez que recibí un golpe en la mandíbula en el entrenamiento, volví a la esquina y me preguntaron: “¿Cómo está la mandíbula?” No estaba pensando en eso. Sé que estoy 100 por ciento listo. Estoy muy concentrado. Sé lo que hicimos en el gimnasio. No puedo quejarme del campo de entrenamiento. No pensaré en la lesión de la mandíbula. El médico dijo que está 100 por ciento curada y que no estamos planeando recibir demasiados golpes y hemos estado trabajando en la defensa”.

Después de que se quebró la mandíbula, Valdez escupió sangre y también se tragó un poco durante el resto de la pelea. Fue tan doloroso, que su entonces entrenador Manny Robles dejó de sacar su boquilla entre asaltos para no apretar la mandíbula. Valdez terminó ganando 118-110, 117-111 y 117-111.

Oscar Valdez sufrió una quijada fracturada durante su victoria ante Scott Quigg en marzo Mikey Williams/Top Rank

Valdez (24-0, 19 KOs), de 28 años, dos veces olímpico mexicano, tuvo la mandíbula cerrada por dos meses y subsistió con una dieta líquida.

El promotor de Top Rank, Bob Arum, con más de 50 años en el boxeo, ha visto cómo un número de peleadores sufre lesiones graves y regresa sin problemas, que es lo que cree que será el caso de Valdez cuando se enfrente al Tommasone de Italia (19-0, 5 KOs), de 34, quien fue uno de los tres boxeadores profesionales en competir en los Juegos Olímpicos de Río 2016, aunque luchará profesionalmente fuera de su país de origen por primera vez desde que se convirtió en profesional en 2010.

Arum señaló a un boxeador muy famoso que también sufrió una fractura de mandíbula y volvió fuerte. En 1973, Arum promovió la primera de las tres peleas de Muhammad Ali con Ken Norton en San Diego, durante la cual Ali se rompió la mandíbula en una derrota por decisión dividida en 12 asaltos.

“Cuando miro hacia atrás, Ali no perdió el ritmo al tener la mandíbula rota y siguió peleando”, dijo Arum, señalando que Ali regresó solo seis meses después para derrotar a Norton por decisión dividida en una revancha. “Creo que lo mismo ocurrirá con Valdez. Sí, perdió tiempo, 11 meses, y la carrera de un atleta es relativamente corta. Pero aparte de eso, no creo que tenga ningún efecto en absoluto en Oscar”.

Arum dijo que estaba muy impresionado con el corazón que mostró Valdez ante la lesión de la mandíbula.

“Se me pareció a todos estos grandes boxeadores mexicanos: Marco Antonio Barrera, Erik Morales, Juan Manuel (Márquez), tipos así que dejaron todo en el ring”, dijo. “Esa pelea con Quigg, que era mucho más grande, no fue una pelea fácil para Oscar. Pero a él le encanta pelear. Nació para pelear”.

Durante su tiempo fuera del ring, Valdez, su padre Oscar Valdez Sr. y el manejador Frank Espinoza decidieron hacer un cambio en la esquina porque sentían que necesitaba una mejor base defensiva que la que Robles podía ofrecer.

Además de la dura pelea con Quigg, los vacíos defensivos de Valdez fueron evidentes en las dos defensas brutales que lo precedieron contra Genesis Servania y Miguel Marriaga.

Contrataron al principal entrenador mexicano Eddy Reynoso, quien es mejor conocido por su trabajo con el campeón mundial de peso medio unificado Canelo Álvarez.

“Yo y mi nuevo entrenador, Eddy Reynoso, hablamos de esto, solo porque puedas ser un boxeador con una buena defensa no significa que seas un boxeador aburrido”, dijo Valdez. “Mire a Juan Manuel Márquez. Puso muchas buenas peleas, pero también tuvo una buena defensa y fue un buen pegador. Intento ser agresivo pero también cauteloso y hacer todo lo posible para no ser golpeado. Quiero seguir siendo emocionante pero no demasiado emocionante para que pueda cuidar mi salud”.

“El descanso es el más largo que he tenido, pero no fue lo peor para mí. Tomé un gran descanso. Fue agradable. Me hizo concentrarme en lo que quiero hacer y boxear es lo que quiero hacer.”Óscar Valdez

Eso es lo que Reynoso le ha estado predicando en el gimnasio durante los pocos meses que han estado trabajando juntos. Pero Valdez admite que con un solo campo de entrenamiento, el cambio no necesariamente será instantáneo.

Una vez que esté en el crisol de la pelea y los golpes aterricen y la multitud ruja, admitió que podría volver a su instinto natural para golpearlo si fuera necesario.

“Puedo ver que eso sucede una vez que estoy en modo de pelea y que me golpeen un par de veces y que la multitud grite”, dijo Valdez. “Mi padre me grita y me recuerda que me mantenga enfocado y que haga lo que tengo que hacer para ganar y que no me entusiasme demasiado. Eddy me habla de ser agresivo pero siempre pensante, hacer lo mejor posible para salir victorioso y tener una buena pelea. Escucharé mi esquina, Eddy y mi padre”.

Dijo que hacer el cambio de entrenador no fue fácil porque le gusta y respeta a Robles, con quien dijo que todavía tiene una “gran relación”.

Oscar Valdez durante una sesión de entrenamiento junto a su ex entrenador Manny Robles Mikey Williams/Top Rank

“Manny me ayudó a convertirme en campeón del mundo. Todavía estoy cerca de Manny. Hablamos y nos escribimos mensajes de texto. Nos deseamos lo mejor”, dijo Valdez. “Somos grandes amigos. Siempre lo seremos. Estoy muy agradecido de él y me alegro de que sigamos siendo grandes amigos, pero tomamos la decisión y elegimos a Eddy porque necesitábamos una mejora. Puedo ver mejoras en este campamento. Ha sido repetición en nuestra defensa.

“El descanso es el más largo que he tenido, pero no fue lo peor para mí. Tomé un gran descanso. Fue agradable. Me hizo concentrarme en lo que quiero hacer y boxear es lo que quiero hacer. A mí me encanta hacer lo que hago, pero debo mejorar mis habilidades defensivas para que mi carrera dure más”.

fuente.espn




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sitio web optimizado por: Diseño Web
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Wordpress modo mantenimiento