Corea del Norte ordenó un estricto confinamiento nacional después de reportar los primeros casos oficiales de covid en el país.

Los medios de comunicación estatales informaron de un brote de ómicron en la capital, Pyongyang, pero no precisaron el número de casos.

El gobierno de Pyongyang ha rechazado todo tipo de programa de vacunación, incluso pese al ofrecimiento de otros países.

En cambio, decidió tratar de controlar los contagios sellando sus fronteras y hasta ahora no había registrado oficialmente caso alguno, aunque los expertos creen que el virus lleva presente en el país desde hace tiempo.