De 2019 a agosto de 2020 Marina ha incautado 4.6 toneladas de cocaína

Desde el Centro de Mando y Control de la Armada de México se coordinan y dan seguimiento a las operaciones de vigilancia marítima y portuaria para frenar el tráfico de drogas por ambos litorales del país, así como las de apoyo a la población civil y de búsqueda y rescate.

De enero de 2019 a lo que va de agosto de 2020, la Secretaría de Marina (Semar) ha incautado 4.6 toneladas de cocaína; 1.4 toneladas de marihuana; 165.25 kilogramos de metanfetaminas; 559 kilogramos de precursores químicos; 126 mil litros de combustible, en puertos, terminales marítimas y aduanas del país, que representan una afectación de más de 20 millones de pesos a las organizaciones criminales.

En lo que respecta al trasiego en embarcaciones menores, personal de la Armada de la Octava Región Naval, con sede en Acapulco, logró el 3 de agosto asegurar 2 mil 240 kilogramos de cocaína, considerado el más grande cargamento reportado en la presente administración.

El jefe de Análisis y Operaciones del Centro de Mando, ubicado en la Ciudad de México, el capitán Miguel Ángel Monroy Rodríguez, afirmó a EL UNIVERSAL que tanto por aire y mar se detectan las embarcaciones rápidas con carga ilícita, principalmente en el Océano Pacífico, provenientes de Sudamérica.

Destacó que la vigilancia a través del trinomio Patrulla Oceánica-Helicóptero-Patrulla Interceptora, ha permitido a la Armada de México mayor capacidad de detección de embarcaciones ilegales de todo tipo y actuar más rápido.

El uso de estos elementos nos da la virtud de tener una mejor proyección hacía mar adentro, con mayor capacidad de detección y de actuar de una manera más rápida. Además, nuestras unidades aéreas de vigilancia y reconocimiento marítimo, como los aviones King Air, nos proporcionan información en tiempo real para el seguimiento», indicó.

El capitán de Fragata recordó que las rutas marítimas para el trasiego inician desde el sur del continente y en, algunos casos, los grupos criminales utilizan las costas mexicanas y en otros se siguen directo a los Estados Unidos, con la carga.

«Las rutas marítimas son desde el sur y puede ser a costas mexicanas o inclusive irse hasta Estados Unidos. No hay un patrón específico que todo llegue a México porque es en general, es una incertidumbre y es el análisis o la vigilancia constante la que nos mantiene a la expectativa y reaccionar cuando tenemos una detección y poder actuar», comentó.

Luis iriarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.