El brazalete de El Chapo nunca funcionó

El brazalete de El Chapo nunca funcionó

El brazalete electrónico que se le puso a Joaquín Guzmán Loera, para su estancia en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 1 El Altiplano, no funcionó correctamente debido a que su señal era inhibida por el sistema de bloqueo para celulares del penal.

Fuentes del Gabinete de Seguridad del gobierno federal explicaron que el brazalete fue donado por las autoridades penitenciarias de Chihuahua, para colocarse al líder del cártel del Pacífico, como parte de una estrategia planteada por el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

De hecho, se detalló, en el penal se instaló un módulo especial para personal del Cisen, luego de la llegada de Guzmán Loera tras su reaprehensión de la madrugada del 22 de febrero de 2014.

Desde ese punto se le daría un seguimiento permanente al interno del pasillo 2, módulo 20, para lo que se propuso la instalación del brazalete electrónico para darle un seguimiento en el interior del penal.

Chihuahua, Coahuila, Yucatán y el Distrito Federal utilizan este tipo de aditamentos, para la aplicación de penas a sentenciados por delitos menores y de baja peligrosidad.

Debido a que Chihuahua es la entidad pionera en el uso de este tipo de equipos, detallaron las fuentes, se solicitó a la autoridad la donación del equipo.

Desde 2007, año en que se reformó el sistema penitenciario del estado norteño, se comenzó con la instalación de este tipo de tecnología, lo que les permitió reducir la población en cárceles y aplicar medidas a favor de sentenciados por delitos no graves.

Las fuentes explicaron que el ahora exdirector del penal, Valentín Cárdenas Lerma, fue el que se ofreció como voluntario para convencer a Guzmán Loera de colocarse el brazalete para una estancia más segura en el Centro de Tratamientos Especiales del Cefereso.

A lo largo del día, el líder del cártel del Pacífico no deambulaba mucho por el penal, únicamente tenía derecho a una hora de luz solar, saliendo a un patio cercano a su celda, y hacia la zona de locutorios cuando se reunía con sus abogados.

Las fuentes indicaron que no se descarta la posibilidad de que El Chapo tuviera la idea que el brazalete podría ser detectado desde el exterior, una vez concretada su fuga, y por eso lo cortó.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.