EL PAPA FRANCISCO INVITÓ A PENSAR EN LOS NIÑOS UCRANIANOS QUE PASARÁN LA NAVIDAD “SIN LUZ, SIN CALEFACCIÓN Y SIN LO ESENCIAL PARA SOBREVIVIR”

El papa Francisco invitó este miércoles a pensar durante la Navidad en Ucrania y en los niños ucranianos que “están sufriendo tanto” por esta guerra “inhumana”, en un nuevo llamamiento al final de la audiencia general.

“Que el nacimiento de Jesús nos haga pensar en Ucrania en los niños que sufren y sufren tanto por esta guerra”, dijo Francisco que añadió que cuando ha encontrado a algunos niños ucranianos “la mayoría no logra sonreír y cuando un niño pierde la capacidad de sonreír es grave y estos niños llevan la tragedia y esta guerra es inhumana y muy dura”.

“Pensemos en el pueblo ucraniano en esta Navidad, que la pasarán sin luz, sin calefacción y sin las cosas esenciales para sobrevivir. Recemos al señor para que les done la paz lo antes posible”, añadió.

Durante la audiencia, Francisco recordó en su saludo en polaco que en Polonia en “Nochebuena dejan un sitio vacío en la mesa para un invitado inesperado” y que “este año estará ocupada por la multitud de refugiados de Ucrania, a quienes habéis abierto las puertas de vuestras casas con gran generosidad”.

El papa invitó el pasado miércoles a vivir una Navidad más humilde y ahorrar en los gastos de los regalos para enviar dinero a Ucrania.

A este propósito, el Dicasterio para la Caridad del Vaticano comenzó una recogida de fondos online y que ha conseguido 111.000 euros que se utilizarán para la compra de ropa térmica y de generadores de electricidad.

Mientras que el responsable de la Caridad del papa, el cardenal polaco Konrad Krajewsk se encuentra en Ucrania donde viajó conduciendo personalmente una furgoneta cargada con el material térmico recogido y con varios generadores.

Entretanto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha aprobado este martes la creación de un programa de supervisión para Ucrania que tendrá una duración de cuatro meses y que busca “ayudar” a Kiev a “mantener la estabilidad y catalizar la financiación de los donantes” ante la invasión rusa, desencadenada el 24 de febrero por orden de Vladimir Putin.

“La invasión de Rusia sigue teniendo un impacto devastador a nivel social y económico sobre Ucrania. Las víctimas civiles aumentan, más de un tercio de la población se ha visto desplazada, el acceso a necesidades básicas como electricidad, agua y calefacción están en riesgo y la destrucción de viviendas, infraestructuras y capacidad productiva ha sido masiva”, ha explicado la directora en funciones del Directorio Ejecutivo del organismo, Gita Gopinath.

“Como resultado, la actividad económica se ha visto severamente contraída, la inflación sigue siendo alta y las finanzas públicas están bajo una presión extrema”, ha resaltado, si bien ha apuntado que “a pesar de todas estas cargas, las autoridades han conseguido en gran medida mantener la estabilidad macroeconómica y financiera y están comprometidas a continuar adaptando políticas a circunstancias que cambian rápidamente, incluido en el caso de una caída grave”.

Así, ha argüido que “las necesidades para el balance de pagos son muy altas y los riesgos son extremadamente elevados”, lo que ha llevado al Directorio Ejecutivo del FMI a aprobar el programa de supervisión, que será lanzado ante las “circunstancias excepcionales” en Ucrania para “ayudar a las autoridades a aplicar políticas macroeconómicas prudentes durante este periodo particularmente difícil y catalizar la financiación de los donantes”.

Gopinath ha incidido en que “un apoyo financiero externo grande y predecible será crucial para el éxito de la estrategia de las autoridades y los desembolsos ayudarán a abordar las cartas en la primera etapa de 2023″, antes de recalcar que el programa “se centran en un abanico concreto de acciones para apoyar la estabilidad macroeconómica y financiera”.

“Esto requerirá mejorar la movilización de ingresos, contener la financiación monetaria y revivir los mercados de deuda nacionales. Asimismo, el programa busca promover la transparencia y preservar los avances duramente obtenidos de programas apoyados por el FMI en el pasado, incluidas áreas de independencia del Banco Nacional de Ucrania y, de forma más general, gobernanza y lucha contra la corrupción”.

Por último, ha manifestado que “una firme aplicación del programa de supervisión debería ayudar a allanar el camino hacia un programa total respaldado por el FMI”, sin que las autoridades ucranianas hayan reaccionado por ahora al anuncio del organismo internacional.

Fuente: Infobae.