En el 2050 solo habrá comida para alimentar a la mitad de la población mundial.

Casi la mitad de la producción actual de alimentos es perjudicial para nuestro planeta, causando pérdida de biodiversidad, degradación del ecosistema y estrés hídrico.

La agricultura se encuentra entre los mayores contribuyentes al calentamiento global, ya que emite más gases de efecto invernadero que todos nuestros automóviles, camiones, trenes y aviones combinados, en gran parte del metano liberado por las granjas, óxido nitroso de los campos fertilizados y dióxido de carbono por la tala de bosques para cultivar o criar ganado (que implica también pérdida de la biodiversidad), esta práctica es un importante impulsor de la extinción de la vida silvestre.

También, la agricultura es el usuario más sediento de nuestros preciosos suministros de agua y uno de los principales contaminadores, ya que la escorrentía de fertilizantes y estiércol altera los frágiles lagos, ríos y ecosistemas costeros de todo el mundo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sitio web optimizado por: Posicionamiento en Google
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Wordpress modo mantenimiento