En un Pekín fantasma, el virus arruina el Año Nuevo chino.

Normalmente es un día de fiesta, con tambores y dragones. Pero este año, con un nuevo virus, Pekín se convirtió en una ciudad fantasma durante el Año Nuevo chino.

Los dos grandes parques de la capital, que acogieron a 1,4 millones de visitantes para las festividades en 2019, mantuvieron cerrada la puerta el sábado en el inicio del año de la Rata, el primero de los 12 signos del zodíaco chino.

Para reducir el riesgo de contagio, las autoridades optaron por cancelar las celebraciones en el último momento.

“Esto no se parece al Año Nuevo”, lamenta Li, de 21 años, delante de las puertas cerradas del Templo de las Lamas, donde los budistas fervientes suelen hacer cola al amanecer para ser los primeros en quemar el incienso del primer día del año.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sitio web optimizado por: SEO Valencia
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Wordpress modo mantenimiento