Estas señales te alertan sobre el suicidio infantil; en México va en aumento

Estas señales te alertan sobre el suicidio infantil; en México va en aumento

En el caso de los adolescentes, el fenómeno del suicidio se manifiesta de forma distinta.

CIUDAD DE MÉXICO.-El 10 de septiembre, Kevin «N», de ocho años, se suicidó porque su abuelo le quitó el celular. Un día después, a Esteban «N», de 15 años, se le negó un permiso para ir a un concierto. Cuatro horas después, su madre lo encontró en su cuarto, colgado con una corbata atada al cuello. Un caso similar se registró el pasado sábado en Iztacalco, donde un niño de ocho años se quitó la vida tras haber manifestado ese deseo a sus familiares, por «bullying» escolar.

Estos dos casos forman parte de las estadísticas que señalan que el suicido entre menores de edad es un problema que va en aumento, en nuestro País. Por lo menos, en lo que va del año, ha habido ocho casos similares, en la Ciudad de México.

Para el doctor Raymundo Calderón, director Nacional de Psicología de la Universidad del Valle de México, la tendencia en el incremento del fenómeno del suicido, en los últimos 25 años, coincide con la disminución de la calidad de las relaciones humanas, con el uso de redes sociales virtuales y la despersonalización que hay en la interacción con los jóvenes, principalmente por parte de la familia.

Las causas

«La razón más importante por la cual las personas tienen ideación suicida es porque sienten que han perdido el control de su vida», comenta el especialista, quien explica que el suicidio implica siempre un rompimiento con la realidad: «Las personas asumen que la muerte resuelve los problemas que sobredimensionan y piensan que no tienen forma de resolverlos

Para Calderón, el gran problema que México tiene en torno a este tema es que las políticas públicas han concentrado los esfuerzos en prevenir la situación cuando ya se presentó mínimamente la ideación suicida en el sujeto, pero no se han preocupado por fomentar la «economía yoica» en la población, es decir, en desarrollar las herramientas emocionales que las personas deben tener para sobrellevar las situaciones adversas.

El caso del niño de ocho años, que decidió quitarse la vida porque su abuelo le quitó el celular, ejemplifica cómo, en ocasiones, las personas pueden establecer una relación significativa con ciertos objetos, a través de los cuales construyen el sentido de su vida. 

Incluso, podríamos pensar que, a esa edad, el niño no es consciente del significado que tiene la muerte y las implicaciones de tomar esa decisión», comenta el especialista.

Control de emociones

En el caso de los adolescentes, el fenómeno del suicidio se manifiesta de forma distinta. 

Calderon explica que la adolescencia, al ser una etapa de «alta intensidad afectiva y baja intensidad cognitiva», los jóvenes construyen su realidad a través de la emoción.
En ese aspecto, surge una necesidad importante de pertenencia, que, al mismo tiempo, puede provocar en ellos inseguridad: «Por eso el tema de verse bien y que todo tenga que ver con la imagen, porque para ellos esa es la forma de tener afectividad y aceptación».
Fuente:El Imparcial

«.

raquel favela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.