Funcionarios presos, de la cárcel al hospital o a casa por salud

Funcionarios presos, de la cárcel al hospital o a casa por salud

La extradición del exdirector de Pemex, Emilio “L”, de España a México, por presuntos vínculos en actos de corrupción con la constructora brasileña Odebrecht, marcó una nueva modalidad, llevar al inculpado directo a un hospital, antes de pisar la cárcel.

Si bien en el caso de Emilio “N”, se le colocará un brazalete electrónico y deberá acudir a firmar al juzgado los días 1 y 15 de cada mes, contrasta con el de otros exfuncionarios presos, a quienes, por motivos de salud, sólo se les ha permitido dejar por breve tiempo la cárcel para ser atendidos en el nosocomio, o bien permanecer presos en la Torre Médica de Tepepan.

Esta situación contrasta con la de Rosario Robles, extitular de Sedesol, presa en Santa Martha Acatitla desde agosto de 2019 por vínculos con la llamada “Estafa Maestra”.

Mayor de 60 años de edad, Robles Berlanga solicitó prisión domiciliaria por padecer hipertensión arterial y enfermedades crónicas en vías respiratorias, pero el juez sólo aceptó que se le hiciera la prueba del coronavirus, sin salir de prisión.

Elba Esther Gordillo, expresidenta del SNTE, presa por cinco años desde febrero de 2013 por presunto desvío de recursos, estuvo primero unos meses en el penal de Santa Martha Acatitla, de donde fue llevada para su reclusión a la Torre Médica de Tepepan del gobierno capitalino, por padecer insuficiencia renal, donde estuvo cerca de tres años.

Posteriormente fue trasladada a una torre médica privada en Paseo de las Palmas en enero de 2016, donde estuvo hasta diciembre de 2017, luego de que el Poder Judicial le concediera la prisión domiciliaria.

Y fue hasta 2018, ocho meses después cuando a Gordillo Morales, a los 73 años de edad, se le notificó el decreto de su “absoluta e inmediata libertad” debido al sobreseimiento que recayó en la causa penal bajo la cual estaba sujeta. 

Asimismo, Andrés Granier Melo, exgobernador de Tabasco, de 72 años de edad, acusado del delito de defraudación equiparable, está en prisión domiciliaria desde enero de 2019 en su casa de Coyoacán, pero estuvo los últimos 5 años en la Torre Médica de Tepepan, por padecer una enfermedad coronaria.

Un caso aparte es el del abogado Juan Collado, hombre cercano al expresidente Enrique Peña Nieto, quien fue detenido hace un año acusado de delincuencia organizada y uso de recursos de procedencia ilícita.

Al litigante, preso en el Reclusorio Norte, se le ha negado el traslado a un hospital, de acuerdo con su esposa, Yadhira Carrillo, quien señaló que Collado padece gota y requiere alimentación especial.

Por otra parte, el exgobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva, detenido desde 2001 por vínculos con el narcotráfico, y lavado de dinero fue acusado a 28 años de cárcel; en los años recientes se le permitían acudir a chequeos médicos al hospital, pero anticipadamente hoy está en prisión domiciliaria.

El 9 de septiembre de 2019, un grupo de senadores de Morena se reunió con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, para pedirle su intervención para que por “razones humanitarias”, Villanaueva, de 72 años de edad pudiera ser trasladado a su casa, tal como ocurrió.

Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, detenido en Guatemala en abril de 2017 después de permanecer más de seis meses prófugo de una orden de aprehensión por los delitos de enriquecimiento ilícito y delincuencia organizada, espera obtener la prisión domiciliaria.

Enfermo de depresión, Duarte de Ochoa, de 46 años de edad, permanece en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, luego de que en mayo pasado le ratificaran 9 años de prisión; se le practican regulares chequeos médicos.

Hoy, quizá otros funcionarios presos deberán tener chequeo médico, como el exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, detenido recientemente en La Florida, acusado de desvío de recursos y que está en vías de ser extraditado a México.

Y otros que siguen en proceso judicial son Roberto Borge, exgobernador de Quintana Roo, preso en Panamá desde junio de 2017, acusado de aprovechamiento ilícito del poder. 

Asimismo, Tomás Yarrington, exgobernador de Tamaulipas, detenido en Florencia, Italia, el 9 de abril de 2017. En 2018 fue extraditado a EU por lavado de dinero del narcotráfico.

Redacción R

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.