FUSIÓN DE DOS GALAXIAS, UN FENÓMENO CAPTADO POR EL TELESCOPIO HOBBES DE LA NASA 

El Telescopio Hobbes no investigaba este particular fenómeno, pero en la búsqueda de galaxias, se encontró con la inusual imágen de una fusión entre dos de ellas, a la cual llamó Arp-Madore 417-391.

Arp-Madore es una colección de galaxias que en sí ya son particularmente diferentes, pues están repartidas por todo el cielo sur e incluye una variedad de ellas, además, que interactúan sutilmente entre ellas y otras más que están en colisión.

Este grupo se encuentra a unos 670 millones años luz de distancia en la constelación Eridanus, en el hemisferio celeste sur y a poco más de 10 mil años luz de la Tierra.

En la imagen, se logran ver las dos galaxias que fueron distorsionadas por la gravedad y se retorcieron en un anillo colosal, por ello, su núcleos se anidaron uno al lado del otro.

Para poder lograr esta clara imagen, Hubble usó su Cámara avanzada para encuestas (ACS), un instrumento especial para la búsqueda de galaxias y cúmulos de las mismas en el universo antiguo.

Este artefacto ha trabajado junto a los científicos durante 20 años y durante su vida útil, se ha involucrado en varias investigaciones, desde mapear la distribución de la materia oscura, hasta estudiar la evolución del cúmulo de galaxias.

La cara amenazante formada por dos galaxias

Otro ejemplo de este fenómeno fue el rostro que se formó a raíz de una colisión frontal entre dos galaxias y los científicos los describieron como “los ojos penetrantes”, pues son la característica más destacada.

Cada “ojo” es el núcleo brillante de cada galaxia y uno de ellos se estrelló con el otro.

El contorno de la cara es un anillo de jóvenes estrellas azules y otro grupo forman lo que parece ser la nariz y la boca.

La NASA explica que las colisiones son comunes, especialmente en un universo joven, pero no lo son tanto las que son frontales, la que seguramente creó esta espectacular imagen.

“El encuentro violento le da al sistema una estructura de «anillo» sorprendente por solo un corto período de tiempo, alrededor de 100 millones de años. El choque tiró y estiró los discos de gas, polvo y estrellas de las galaxias hacia afuera. Esta acción formó el anillo de intensa formación de estrellas que da forma a la nariz y la cara”.

Las galaxias anulares son raras, solo pocos cientos de ellas viven en nuestro vecindario cósmico más grande. Para crearse, tienen que chocar dos de ellas en la orientación correcta para formar el anillo y la fusión tarda aproximadamente de uno a dos mil millones de años.

Fuente: El Sol de Hermosillo.