Guardado tuvo que anotar su penal, 10 razones

Guardado tuvo que anotar su penal, 10 razones

Como profesional del futbol, el ‘Principito’ debía ejecutar, sí o sí, desde los once pasos como cualquier pena máxima.

La injusticia es dañina y corrosiva; eso lo sabía Andrés Guardado antes de tirar el penal en las semifinales contra Panamá. Pero es un profesional.

Lo ocurrido en el último momento del tiempo regular en el juego contra los centroamericanos, donde el árbitro Mark Geiger sancionó una pena máxima cuando México parecía encaminado a la eliminación, lastimó a ambas selecciones. Todas las carencias del Tri quedaron impunes, vivas, salvajes, mientras que el equipo canalero era atracado en el césped.

Pero los tentáculos de la injusticia alcanzaron y dañaron a varios, incluso al capitán de la Selección Mexicana, que fue obligado por el árbitro y su profesión a completar la trastada.

A Guardado se le ha acusado de tramposo, de poco ético y hasta de corrupto, por hacer lo que sus responsabilidades le exigían. El jugador del PSV marcó los dos penales (al final del tiempo regular y al final del primer tiempo extra) y es el blanco favorito de las críticas, una vez que los dardos de cada opinante han llenado ambas dianas: el arbitraje y la Concacaf.

La doble moral es una oportunista común en la humanidad. Cuando el zurdo pateó el primer penal y lo anotó, fue fácil decir que mejor lo hubiera fallado, de todas formas el gol ya había subido al marcador y ahora los discursos de deportivismo podían presentarse sin mayores consecuencias, así como los argumentos de compromiso y deber hubieran aflorado por una hipotética dilapidación voluntaria.

El mediocampista aparece como un tercer objetivo, porque resulta que no hay saciedad pese a tanto reclamo e indignación. Al final él fue quien hizo válida la pifia de los silbantes y la oportunidad de avanzar a tiempos extras y ganar el juego.

Pero hay al menos 10 razones por las que Guardado tuvo que anotar ese penal para el 1-1:

1.- Es un (futbolista) profesional.

2.- Tiene responsabilidades como cualquier persona, la suya, en ese momento, era marcar el gol. ¿Cuántas veces hay quejas porque las personas no hacen lo que tienen que hacer en cualquier estrato de la vida cotidiana?

3.- Su obligación como trabajador es aportar todo su talento y capacidad.

4.- Hasta donde él sabía, el penal pudo ser un error humano del árbitro, con los cuales se ha beneficiado y perjudicado a lo largo de su carrera, y no una conspiración de la Concacaf para tener a México en la Final de la Copa Oro, todo en nombre del negocio y el dinero.

5.- Fallarlo a propósito también sería un gesto de deslealtad hacia el deporte y poco ético para su profesión. Ya había suficientes demonios de esa índole en la cancha del Georgia Dome

6.- Pudo haber perjudicado su carrera con la Selección Mexicana, se le hubiera tildado de traidor y quizá al PSV tampoco le hubiera gustado esa falta de compromiso hacia su equipo. También hubiera cargado con el despido de Miguel Herrera, quien le confirió la banda de capitán.

7.- Es el que representaba en ese momento a todos sus compañeros en la Selección Mexicana, la cual conjuntamente le dio su confianza para ser el ejecutor oficial de penales.

8.- Lo fallara o lo anotara, no iba a salir bien librado. Optó por hacer lo que debía hacer.

9.- Ya lo tocará (y le ha tocado) estar del otro lado, cuando su equipo se ve afectado por un error arbitral con un penal en contra. Y así ha descubierto y seguramente confirmará, que el deber del jugador es anotar el gol, pues ese es el compromiso que le toca rendir ante la sociedad. No es un abogado ni un héroe social, sino una persona, un futbolista, con derechos y obligaciones.

10.- Los aficionados de México no tienen la culpa. Al final Andrés se debe a ellos.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.