JUICIO DE PABLO LYLE TENDRÁ MEDIDAS DE SEGURIDAD ESPECIALES: JUEZA

La jueza que presidirá el juicio por presunto homicidio de Pablo Lyle dijo el jueves que ordenará medidas de seguridad especiales para que el proceso no sea obstaculizado por la presencia masiva de periodistas, uno de los principales temores de la defensa del actor mexicano.

El juicio se realizará a partir del 20 de junio en los tribunales estatales de Miami, tres años después de que el actor fuera acusado de homicidio por la muerte de un hombre al que golpeó durante un incidente vehicular. Aunque Lyle ha acudido sólo a un puñado de audiencias desde que comenzó el proceso en abril de 2019 -sobre todo antes de la pandemia de coronavirus- los pasillos de la corte y la sala han estado colmados por decenas de camarógrafos, fotógrafos y periodistas deseosos de entrevistarlo a él y a sus abogados.

“Tengo toda la intención de no permitir que esto se convierta en un circo”, expresó la jueza Marisa Tinkler Mendez en una breve audiencia realizada por Zoom desde la sala del tribunal. “Por lo que entiendo y por lo que realmente vi personalmente en varios momentos, tendrán que tomarse medidas especiales de seguridad. Ya estoy en el proceso de hacer los arreglos», dijo.

Aunque aún hay audiencias que se realizan de manera virtual, para el juicio las partes tienen que acudir en persona. En caso de ser declarado culpable, Lyle podría enfrentar una condena de hasta 15 años en cárcel. El incidente vehicular fue a finales de marzo de 2019, cuando el cuñado de Lyle trasladaba hacia el aeropuerto al actor, su esposa y dos hijos y su automóvil se cruzó con el de Juan Ricardo Hernández, un cubano de 63 años que posteriormente falleció en un hospital a causa de una lesión cerebral. Sucedió cerca del aeropuerto de Miami y quedó captado en cámaras de seguridad.

El actor de telenovelas le dio a Hernández un puñetazo en la cara, pero dijo que actuó en defensa personal por temor a que el hombre lo atacara con un arma. Otro juez y una corte de mayor jerarquía, sin embargo, desecharon ese alegato y el caso fue devuelto al tribunal de Miami para un juicio. Se espera que lo más extenso del proceso sea la selección de los miembros del jurado.

La jueza le pidió a la defensa de Lyle y a los fiscales que le entreguen una lista con preguntas que deberían hacerse a los candidatos para asegurarse de que los elegidos sean imparciales. Las declaraciones de la magistrada tuvieron lugar después que el abogado de Lyle le expresó su preocupación por la atención mediática que ha generado el caso.

“En 36 años (que llevo como abogado en el edificio de la corte), nunca había visto una presencia mediática como esta”, expresó Philip Reizenstein, uno de los defensores legales del actor, tras explicar que en ocasiones ha tenido que contratar seguridad privada.

«Hubo momentos en los que estábamos literalmente acosados por los fotógrafos”. En la audiencia del jueves Lyle estuvo conectado vía Zoom, pero no se lo veía. No hizo declaraciones. La jueza ha dicho que convocará un numeroso panel de unas 300 personas para seleccionar a los seis jurados titulares y tres suplentes durante varios días. La fiscalía, por su parte, ha anticipado que presentará a unos 10 testigos.

Fuente: Milenio.