‘La Barbie’ se declara culpable

‘La Barbie’ se declara culpable

17b6caf4340100e3ed3516b4983f9b32

Valdez Villareal y sus socios buscaban formalizar más la organización de distribución para sus clientes de cocaína en Memphis y Atlanta.

La embajada de Estados Unidos en México informó, a través de un comunicado que este día, Edgar Valdez Villareal, conocido como La Barbie, líder del cártel Beltrán Leyva, se declaró culpable el día de hoy por cargos de importación y distribución de cocaína, así como lavado de dinero.

El dictamen de la sentencia para Edgar Valdez Villareal, no ha sido programado aún; pero el caso está siendo investigado por la Agencia de Administración Antidrogas  (DEA).

Asimismo, el Fiscal General de los Estados Unidos John Horn y los fiscales adjuntos de los Estados Unidos Elizabeth M. Hathaway y Garrett L. Bradford se encuentran procesando el caso.

En la ciudad de Atlanta, el Fiscal General  de E.U. John Horn sostuvo que  “La condena de Valdez Villareal es una victoria para los pueblos de Estados Unidos y México cuyas vidas se han visto afectadas por el tráfico de cocaína, ya sea por drogadicción y descomposición comunitaria, o por la violencia y corrupción asociados con la actividad diaria del cártel”.

En su oportunidad, Daniel R. Salter, Agente Especial en Jefe de la DEA, sostuvo que “Este es un gran día para la DEA, el gobierno de México y literalmente cientos de socios federales, estatales y locales de la DEA alrededor de los Estados Unidos (…)es una victoria para esta gran nación y para nuestros socios en la República Mexicana”; al tiempo que agradeció al  Fiscal General de E.U. en los distritos norte de Georgia, y a su personal por sus extraordinarios esfuerzos a lo largo de esta investigación.

Explicó que desde 2004, Edgar Valdez Villareal (La Barbie) fue responsable de la distribución de miles de kilogramos de cocaína a través de la zona del sudeste de Estados Unidos, específicamente el distrito norte de Georgia.

El comunicado precisa que cada uno de los cargos por narcotráfico de este caso implican cadena perpetua, fianza de hasta 10 millones de dólares, libertad condicional de por vida, y una evaluación especial de 100 dólares, requiriendo una sentencia obligatoria mínima de 10 años de prisión y 5 de libertad condicional.

Los cargos por lavado de dinero implican una sentencia máxima de 20 años de prisión, una multa de hasta 500 mil dólares o el doble de fondos que fueron “lavados,” libertad condicional por 3 años, y una evaluación especial de 100 dólares.

Además especifica que al momento de determinar la sentencia, la Corte considerará los lineamientos de sentencias de los Estados Unidos, los cuales no son vinculantes pero ofrecen rangos adecuados de sentencia para la mayoría de los infractores.

Se reveló que los agentes de la DEA lograron construir el caso en contra de Valdez utilizando intervenciones telefónicas, incautaciones de más de 100 kilogramos de cocaína y 4 millones de dólares en ganancias de droga, así como testimonios.

De acuerdo con el Fiscal General de E.U. Horn, los cargos y la información presentada en corte: desde el año 2000, Valdez Villareal inició su carrera como narcotraficante como un distribuidor de marihuana en Laredo, Texas. Pronto desarrolló clientes de cocaína en Nueva Orleans, Memphis y Mississippi, donde sus actividades escalaron a cargamentos regulares de entre 150 y 180 kilogramos de cocaína para sus clientes.

Eventualmente Valdez Villareal estableció una relación con Arturo Beltrán Leyva, quien se asociaba con el cártel de Sinaloa en México, comenzando a coordinar cargamentos de cocaína hacia México desde Colombia y otros países sudamericanos utilizando lanchas rápidas y aviones, y pagando sobornos a oficiales de policía locales.  La cocaína era entonces transportada a través de la frontera a los Estados Unidos.

En 2004, Valdez Villareal y sus socios buscaban formalizar más la organización de distribución para sus clientes de cocaína en Memphis y Atlanta.

Valdez Villareal obtenía cocaína de Colombia, y la exportaba de México a sus clientes en los Estados Unidos en tráileres cargados con más de 300 kilogramos dos veces por semana, asegurándose después de que las ganancias se transportaran de regreso a los supervisores de la organización en México.

Solamente en Atlanta, la organización distribuyó un total de mil 500 kilogramos de cocaína en seis meses durante 2005.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.