La gran misión del Chicharito Hernández ante el Barcelona

La gran misión del Chicharito Hernández ante el Barcelona
Leverkusen's Javier Hernandez scores his side's second goal past Roma goalkeeper Wojciech Szczesny during a Champions League group E soccer match at the Olympic stadium, in Rome, Italy, Wednesday, Nov. 4, 2015. (AP Photo/Andrew Medichini)
Leverkusen’s Javier Hernandez scores his side’s second goal past Roma goalkeeper Wojciech Szczesny during a Champions League group E soccer match at the Olympic stadium, in Rome, Italy, Wednesday, Nov. 4, 2015. (AP Photo/Andrew Medichini)

Javier Hernández se reencontrará este miércoles con el rival que le provocó su primera gran decepción en Europa, allá por 2011. Porque al Chicharito, autor de 11 goles en sus últimos 10 partidos con el Bayer Leverkusen, aún le debe doler el Barcelona.

Entre el 8 de agosto de 2010 y el 28 de mayo de 2011 Hernández disputó 45 partidos con el Manchester United, en su primer curso con los Diablos Rojos. Comenzó ganando y marcando al Chelsea en la Community Shield, en Wembley, y en Wembley acabó, derrotado por el Barça de Guardiola en la final de la Champions.

El hoy delantero de referencia en Leverkusen tuvo un excelente desempeño en su primer curso con el United en la Champions. Cuatro goles y una asistencia en nueve partidos son los fríos números que no ocultan la trascendencia que tuvo para que el cuadro de Alex Ferguson se plantase en la final.

Comenzó marcando en Mestalla el 1-0 con que el Manchester United venció al Valencia en la fase de grupos para agarrar la primera plaza, fue la clave para eliminar al Olympique Marsella en octavos con los dos goles que le marcó en la vuelta disputada en Old Trafford y abrió la victoria, en la vuelta de cuartos, frente al Chelsea.

“Tuvo un impacto muy destacado en el equipo. Confiábamos en su adaptación, pero nos sorprendió” destacó al acabar aquella temporada Alex Ferguson, el entrenador que apostó por él y con quien Hernández acabó teniendo una estrecha relación. El Barça, que conquistó el triplete gracias a aquella victoria en Wembley, preparó a conciencia ese encuentro.

“Jugar una final contra el mismo equipo al que ya has ganado tiene una dificultad añadida” proclamó Pep Guardiola días antes del choque. Buena parte de los jugadores del United que habían sucumbido en Roma, en 2009, se mantenían en 2011. Pero no todos.

“Ya no estaban ni Tévez ni Cristiano Ronaldo y sí Chicharito” destacó tiempo después Carles Puyol, capitán de la plantilla azulgrana que disputó los últimos instantes de aquella final y que admitió que el estudio del mexicano fue “pormenorizado” en el vestuario azulgrana.

“Tiene buena colocación en el ataque, desmarque y remate fácil y rápido” convino Abidal, que aprendió en profundidad las mejores virtudes de Javier Hernández.

Dicen que en el césped de Wembley, a la vez que Paul Scholes se despedía admitiendo que habían perdido “ante el mejor equipo del mundo” y Alex Ferguson le trasladaba sus felicitaciones a Pep Guardiola, Wayne Rooney se abrazó a un Chicharito con ojos llorosos.

ENTRE CHICAGO Y LEVERKUSEN

Aquella fue la única vez que se enfrentó Hernández al Barça como futbolista del Manchester United. Antes, con las Chivas de Guadalajara, había disputado dos amistosos en Estados Unidos.

2-5 y 1-1 fueron los resultados, con un gol en el primero de aquellos encuentros, cuando su carrera comenzaba a destacarse en México.

Entre el 2-5 del Soldier Field de Chicago (en que marcó su único gol al equipo azulgrana) y el duelo de este miércoles en el Bay Arena de Leverkusen han transcurrido siete años y cuatro meses, tiempo más que suficiente para explicar una carrera futbolística en el viejo continente.

Javier Chicharito Hernández ya se reencontró en el Camp Nou con el Barcelona. Volvió a verse con Dani Alves, Piqué, Mascherano, Busquets e Iniesta, supervivientes como Leo Messi (ausente por lesión) de aquella final del 2011 y acabó lamentando otra derrota.

En el choque de este miércoles, su quinto duelo frente al Barça solamente tiene validez el triunfo para confiar el pase a los octavos de final. Y Hernández, el Chicharito, lo enfoca con esa necesidad que se mezcla con la misma ilusión del joven que llegó a Europa en julio de 2010.

Fuente: Espn.com.mx

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.