LA PREMONITORIA CARTA QUE ESCRIBIÓ LADY DI DÍAS ANTES DE SU MUERTE

 

Son 25 años los que han pasado desde el accidente automovilístico que terminó con la vida de Lady Di en el Puente del Alma de Francia. En dicho suceso también murió su pareja de ese entonces, Dodi al Fayet, y también el conductor del vehículo, Henry Paul. Sin embargo, los misterios todavía rodean esta muerte que caló hondo en los seguidores de la princesa de Gales.

Una de las últimas revelaciones que surgió de la muerte de Lady Di, fue una carta que ella le dejó a su mayordomo Paul Burrell. Esta presunta carta hasta el día de hoy se considera como premonitoria del accidente que sufrió Diana Spencer y en ella culpó al actual rey Carlos III de provocar tal suceso del 31 de agosto de 1997.

Las teorías conspirativas nunca dejaron de resonar y hay investigaciones que indican que la madre de los príncipes William y Harry no murió accidentalmente. Por el contrario, insinúan que se trató de un homicidio. La carta que dejó la princesa de Gales fue el motivo por el cual el hijo de la reina Isabel II fue acusado de presunto culpable.

¿Qué decía la carta que dejó Lady Di?

“Mi esposo está planeando un accidente con mi automóvil. Un problema con los frenos y una herida seria en la cabeza, le despejarían el camino para que se pueda casar con Camilla. No es más que una trampa, todos somos utilizados por este hombre en cada sentido de la palabra”, fueron las palabras que Lady Di plasmó en su carta.

Según las conclusiones posteriores al accidente en el que falleció Diana, se determinó que quien conducía el vehículo lo hacía en estado de ebriedad y con exceso de velocidad.

Pero fue el mayordomo en el que confió la fallecida nuera de la reina Isabel III, quien mencionó que la carta le fue entregada diez meses antes de tal acontecimiento trágico. Finalmente, luego de meses de pruebas e investigaciones, las autoridades competentes determinaron que no había suficientes pruebas para culpar a Carlos III como un sospechoso de la muerte de la entonces princesa de Gales.

Fuente: El Universal.