Las bromas de Saturnalia: Origen del Día de los Inocentes

Las bromas de Saturnalia: Origen del Día de los Inocentes

El espíritu de la Saturnalia, la gran fiesta de invierno de los romanos, era propiciar la felicidad, la risa y la jocosidad, por lo que las bromas adquirían un especial significado, una costumbre que ha llegado hasta nosotros centrada en la celebración del Día de los Santos Inocentes. 

En honor a Saturno, como un dios bueno que propició la paz y la bondad entre los hombres, los romanos abandonaban su tradicional «virtus» o «severidad» en Saturnalia, para adoptar la obligación más importante de la fiesta, que era «transmitir y desearse felicidad unos a otros».

Para la historiadora Pilar Caldera, conservadora del Museo Nacional de Arte Romano y experta en tradiciones, mentalidad y forma de vivir en la Antigua Roma, muchas de las manifestaciones de las fiestas saturnales perviven en el espíritu y los rituales privados de nuestra Navidad actual, como son los grandes banquetes, el intercambio de regalos o las bromas en el día de los inocentes.