Muere Joan Sebastian

Muere Joan Sebastian

Joan Sebastian, el cantante y compositor originario de Juliantla, falleció hoy a los 64 años de edad.

El mundo de la banda y el jaripeo están de luto. El cantante y compositor Joan Sebastian murió a los 64 años, luego de 16 años de luchar en contra del cáncer de huesos.

Fue la noche de este lunes a las 19:15 horas, cuando el intérprete de temas como Secreto de amor y Tatuajes perdió la lucha contra el cáncer en su rancho ubicado en  Juliantla, el mismo sitio en el que nació.

“@JoanSebastian te amo, con toda mi alma”, escribió su hijo José Manuel Figueroa en su cuenta de Twitter a modo de despedida.

De acuerdo con una fuente cercana al artista, al cierre de esta edición la familia aún se encontraba realizando los trámites pertinentes para despedir al cantautor guerrerense. Se tenía contemplado la realización del velorio en uno de los ranchos de Morelos, hecho que se estaba definiendo, así como si sería un acto público o privado, hecho que Figueroa y Alina Espino, su ahora viuda y con quien se había casado en privado, están definiendo.

Según los primeros informes, Joan presentaba desde hace un mes fatiga, náuseas y vómito por el suministro de un medicamento contra el cáncer, según lo dijo en su momento su hijo José Manuel.

Maribel Guardia, exesposa del cantante y madre de su hijo Julián, también se expresó a través de sus redes sociales, con una imagen en la que agradecía la existencia del intérprete.

Si bien el artista peleó hasta su último respiro, su fortaleza no sirvió para ganarle a la terrible enfermedad, que desde 1999 lo aquejaba.

“Llegó a mi vida un monstruo con el que peleo, ese mal llamado cáncer. Tuve que someterme a quimioterapia y me quedé con poco pelo, pero aún así me quito el sombrero y les enseño la calva. Saludos a quienes luchan por su vida”, dijo en alguna ocasión.

Tras diversos tratamientos, el artista salió adelante. Sin embargo, en 2007 el padecimiento volvió a presentarse y, a pesar de su recuperación, en 2012 la enfermedad se desarrolló por tercera ocasión.

La última recaída del artista se originó en 2014, cuando el cáncer regresó, lo que provocó la cancelación de diversos conciertos y que su estado de salud se mantuviera en misterio e incluso, que en febrero de ese año, se despidiera de los jaripeos, en donde forjó su carrera.

Sin embargo, se supo que a finales de 2014, el también conocido como El poeta del pueblo, había decidido abandonar la quimioterapia.

Hace apenas unas semanas Joan Sebastian fue condecorado por la Sociedad de Autores y Compositores de México con el galardón Gran Maestro.

“Mi gente, buenas noches. Antes que nada les deseo lo mejor. Y lo mejor en esta vida es la salud por la que yo estoy luchando con mucho cariño y amor por la vida”, dijo al teléfono, el pasado 16 de junio en la ceremonia a la que no acudió por sus problemas de salud.

Más de 50 discos en su carrera

Su nombre real fue José Manuel Figueroa, pero era conocido como Joan Sebastian. Nació el 8 de abril de 1951 en el poblado de Juliantla, Guerrero. Su creatividad fue manifestada desde los ocho años de edad a través de la poesía, prosa y música cuando fue internado en una escuela de Guanajuato, Guanajuato.

De sus primeros versos nació aquel que decía: “Hay un pueblo que está en la montaña, sin bullicio ni ruido de coches, tiene un sol que de luces lo baña y una luna que alumbra sus noches”.

Tres años después volvió a su tierra natal y la semilla de la composición se sembró en él antes de ser internado nuevamente, a los 12 años, en Morelos, donde fue cuidado por el sacerdote David Salgado.

En ese momento, tuvo la intención de dedicarse a la religión. Sin embargo, tal idea, apoyada por su abuela, fue reprobada por su padre. Joan Sebastian insistió y a sus 14 años ingresó al Seminario Conciliar de San José, en Cuernavaca. Ahí creció su pasión por la música e incluso compuso una misa. Fue tal trabajo que lo encaminó hacia su verdadera vocación.

A los 17 años abandonó el seminario y se dedicó a la música por completo. Mientras tanto y para sobrevivir, se empleó como auxiliar de administración en el Departamento de Hospedaje del Centro Vacacional Oaxtepec. Casualmente, Angélica María, buscó ahí un lugar para pasar la noche.

Se encontraron y él interpretó para ella seis melodías. La llamada Novia de México le hizo la sugerencia de grabarlas y le compartió el teléfono del arreglista y músico Eduardo Magallanes.

Tal impulso lo hizo viajar a la Ciudad de México, pero no logró encontrar al arreglista. Seis meses después de tocar puertas, se contactó con el productor Chucho Rincón, de la empresa Discos Capitol, y grabó su primer disco Sueño y lucha, del que sobresale el sencillo Descartada. De tal material vendió 12 mil copias.

José Manuel Figueroa planeó su nombre artístico por consejo de su disquera y ante la poca venta de sus discos a lo largo del país. Fue entonces que hizo un homenaje a los llanos de San Sebastian, en Juliantla, pues fue ahí donde trabajó en el campo en su época infantil. Además el significado de Sebastian era Amante. Fue entonces cuando en 1977 quedó configurada la personalidad tal y como la conoció el público: Joan Sebastian.

 Joan, que de inicio era Juan, lo adoptó por la admiración que el cantante sentía hacia el músico y poeta español Joan Manuel Serrat.

Su debut formal fue con el tema El camino del amor que se escuchó en EU, Centro y Sudamérica, mientras que su segunda canción, Sembrador de amor, fue elegida por un grupo argentino para ser interpretada en el Campeonato Mundial de Futbol de 1978.

Joan Sebastian vivió en Chicago y ahí se ganaba la vida como vendedor de carros. Hizo comerciales de radio y trabajó para la televisión local. Empleo como cantante tuvo muy poco y por cada presentación ganaba tan sólo 50 dólares. Fue hasta que un promotor en Texas lo contrató para presentarse en diversos recintos con un sueldo de mil dólares diarios cuando decidió abandonar los autos.

Así empezó su trayectoria y el compositor incursionó en diversos géneros desde el romántico, el ranchero, el norteño, grupero, huapango, corrido, pop y banda. Entre sus éxitos cuentan temas como Juliantla, 25 rosas, Maracas, Verdad que duele, Tatuajes, Y las mariposas, Rumores, Lobo domesticado,Secreto de amor, Un cariño como tú, El primer tonto, Llorar, Sembrador de amor, Bandido de amores, Alma de niña, Así te quiero, Estos celos, Para siempre y Te irá mejor sin mí, entre muchas más.

Más de 50 álbumes grabó el cantante y sus composiciones fueron grabadas por intérpretes de la talla de Vicente Fernández, Antonio Aguilar, Pepe Aguilar, Lucero, Alberto Vázquez, Beatriz Adriana, Chelo, Lisa López, Los Freddys, el grupo Samurai, la Banda Machos, la Banda R-15, la Banda Caña Verde, la Banda Móvil, Graciela Beltrán, Rocío Dúrcal, Diego Verdaguer y también su hijo José Manuel Figueroa, entre una lista de innumerables exponentes de la música. Como productor trabajo con Vicente Fernández y Diego Verdaguer.

El conocido como El rey del jaripeo, El poeta del pueblo o El huracán del Sur trabajó además de cantante y compositor, como arreglista, productor y actor de telenovelas como La sangre de nuestra raza (1982), Tú y yo (1996), Sangre de rey(1997) y Amor sin maquillaje (2007). Compuso temas para melodramas como Secreto de amor (2001), Amor sin maquillaje (2007), con canciones del mismo título, así comoFuego en la sangre (2007) con el tema Para siempre, Soy tu dueña (2010) con Golondrinas viajeras, Encuentro en el estudio(2012) con Estos celos y Amores con trampa (2015) con La trampa.

Entre sus galardones cuentan los Premios Lo Nuestro, cinco Grammy y siete Grammy Latino; los galardones como Compositor del Año BMI (Broadcast Music, Inc.), ACE (Asociación de Cronistas del Espectáculo de Nueva York) y ASCAP (The American Society of Composers, Authors and Publishers). Además fue miembro del Salón de la Fama de Billboard.

La Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) lo reconoció por sus 25 años de trayectoria en 2009 como compositor y le entregó la presea Éxito SACM por el tema Para siempre. En 2015 fue distinguido con el reconocimiento Gran Maestro, que se otorga a los compositores vivos que con su talento e inspiración llevaron en alto el nombre de México, siendo su obra un referente en el mundo.

Le sobreviven seis hijos: José Manuel, Julián, Marcelia, Sarelia, Joana Marcelia y Juliana. Dos de sus hijos fueron asesinados: Trigo de Jesús y Juan Sebastián. Tuvo nueve matrimonios fallidos.

(Fuente: Excelsior)

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.