Revaloran legado del artista plástico Rosendo Soto Álvarez

Revaloran legado del artista plástico Rosendo Soto Álvarez

Entrevistado por Notimex en ocasión de la inauguración de la exposición titulada “Rosendo Soto. Por derecho propio”, que se podrá visitar en el Museo Mural Diego Rivera a partir del 7 de agosto y hasta noviembre, el curador señaló que “su obra siempre tuvo tintes sociales y nunca se apartó de esa línea de pensamiento”.

El investigador y licenciado en Historia del Arte, Raúl Cano (Puebla, 1986) acaba de concretar uno de sus sueños profesionales; montar la primera exposición individual del artista Rosendo Soto Álvarez (1912-1994), cuyo trabajo y legado califica como “valioso arte progresista del siglo XX nacional”.

Raúl Cano recordó que Rosendo Soto Álvarez consideró eternamente que el arte sin contenido social no es arte. Por eso su obra es progresista, porque buscaba educar a la gente, deseaba que el pueblo entendiera el mensaje a través de obras claras y aliadas a la población del país. Esa fue la clave de su éxito y de la admiración que provocó.

El protagonista de la exposición, que reúne 153 piezas entre óleos, caballete, murales, bocetos, acuarelas, diseños y parte de su archivo personal, tuvo una infancia que vio pasar el tiempo en Chihuahua. Quería ser pintor y para eso, se trasladó a la Ciudad de México; en 1927 ingresó a la Escuela de Escultura y Talla Directa de Guillermo Ruiz.

De acuerdo con el entrevistado, egresado del Centro Cultural Casa Lamm, y quien a la fecha ha tenido diversas exposiciones en el Museo Nacional de Culturas Populares (MNCP), el Palacio de Bellas Artes y otros espacios, dentro y fuera de la Ciudad de México, en 1928 Soto Álvarez ya estaba estudiando en la Academia de San Carlos.

“Tomó clases con Rufino Tamayo, Diego Rivera y Carlos Mérida, y posteriormente, se dedicó a ser profesor en las Misiones Culturales de 1932. Desde entonces produjo obra para que el público entendiera el arte, por eso, la muestra presenta una diversidad de piezas que muestran a este personaje que nunca recibió la importancia que merece”, explicó.

Vale la pena ver la exposición para conocer un personaje versátil, pintor, ilustrador y diseñador. “Una nueva visión del arte mexicano, un nuevo capítulo que apenas se está abriendo, es lo que la exposición ofrece al visitante. Es la primera individual de Soto Álvarez, pionero de la enseñanza de dibujo y diseño en la historia del arte mexicano”.

A la distancia se ha logrado conjuntar un buen número de piezas de su creación gracias a su acervo personal y a colecciones privadas que las prestaron para esta exposición. El acervo del mismo artista representa la espina dorsal de la muestra que revalora al creador del grupo llamado Frente Nacional de Artes Plásticas, añadió el curador.

Ese Frente fue el único sindicato que existió en la historia del arte mexicano. El logró reunir a todos los pintores como David Alfaro SiqueiroS (1896-1974), Diego Rivera (1886-1957), José Chávez Morado (1909-2002) y muchos más.

“Soto Álvarez tuvo el cargo de secretario general durante diez años, lapso en el que se dedicó a promover exposiciones mexicanas en el extranjero”, añadió.

El espectador se va a enfrentar a lo que Rosendo Soto Álvarez fue: Un buen pintor, un gran dibujante y un excelente diseñador, faceta desconocida para la mayoría de la gente, porque se le conoce en su calidad de paisajista; ahí se le ha encasillado, pero Rosendo Soto era más porque hacía figura humana, diseño, ilustración y talla en madera.

“Para el recinto es algo grandioso porque es la primera exposición individual de este artista. Es pionero en esta materia porque seguramente habrá más exposiciones de él y sobre él y sus muchas facetas: en lo personal, es un trabajo de dos años que llega a ser realidad”, concluyó esta tarde el curador Raúl Cano, a punto de terminar el montaje.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.