Salva médico del IMSS la vida de niño que tragó batería de litio

Salva médico del IMSS la vida de niño que tragó batería de litio

unnamed (1)

Resultado de la atención oportuna que brindó un médico especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social en Sonora, se logró salvar la vida de un niño que se había tragado por accidente una batería de litio, lo cual lo ponía en riesgo de morir por asfixia.

El neumólogo pediatra del Hospital General Regional No. 1 del IMSS en Ciudad Obregón, Rodolfo Boites Velarde, destacó que gracias a la intervención y capacidad de respuesta del personal de la institución, lograron sacar al pequeño de esta situación crítica.

El médico explicó que éste, como muchos otros casos, regularmente se presentan en el hogar, ya sea por descuido de los padres o por la propia curiosidad del niño. En esta ocasión la atención médica oportuna fue el factor esencial que salvó la vida del menor. 

Existen otras innumerables historias de éxito que se han consolidado en los hospitales del Seguro Social, como el caso de otro niño que estaba en riesgo de morir por asfixia al tragar por accidente una tachuela o el que ingirió un silbato.

«Muchas veces los niños juegan los objetos en su boca, se acuestan y al levantarse toman aire y se les van por la garganta, cuando esto sucede es vital trasladarlo al nosocomio para que sea intervenido oportunamente y salvar su vida», subrayó Boites Velarde. 

En su experiencia, a lo largo de décadas en esta Institución, el médico narra que son numerosos los casos de asfixia causada por ingerir cuerpos extraños, como baterías de litio, monedas, tachuelas, agujas, broches para cabello, figuras de plástico, entre otros.

Expuso que el 68% de los casos se presentan regularmente en niños de uno a cuatro años; el 13% en el rango de edad de los 10 a los 14 años, el 11% en menores de un año, el 6% de los cinco a los nueve años y finalmente el 2% en mayores de 15 años.

Indicó que en el 34% de los casos los objetos se han localizado en la tráquea, el 31% en el bronquio derecho, el 17% en el esófago, el 11% en el bronquio izquierdo y el 5% en la laringe, lo cual aumenta el riesgo de muerte por asfixia en pocos minutos.

Mencionó que los factores que influyen para que un niño tenga un accidente de bronco-aspiración por un cuerpo extraño, es que los pequeños son muy curiosos y tienen la tendencia a explorar todo con la boca porque su tacto aún no es tan fino; otro es la inmadurez en su masticación, en la deglución, pues tienen a ingerir más líquidos que sólidos por su ausencia de dentadura.

Una de las principales recomendaciones que emite el especialista a los padres de familia, es que a los menores de cuatro años no les den a comer alimentos como cacahuates, nueces, almendras, pistaches, ni carne en trozos, pues de hacerlo los ponen en riesgo.

 

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.