Son todo un reto para las mamás las clases virtuales

Son todo un reto para las mamás las clases virtuales

Madres de familia sonorenses señalaron como uno de los principales retos del regreso virtual a clases las limitaciones tecnológicas, pues aunque en sus casas hay computadora, son dos o más niños los que deberán turnarla y en algunas ocasiones las clases son a la misma hora, situación que deja en desventaja a uno de los menores.

Leslie Cáñez, Daniela Santiago, Denis Jiménez y María Badilla viven en Hermosillo, en diferentes colonias, sin embargo manifestaron su preocupación por no saber los horarios de clases virtuales; si es que les solicitarán uniforme, útiles escolares y materiales; así como los pagos de las colegiaturas en los casos de niños inscritos en escuelas privadas.

Leslie Cáñez, es una mamá jóven y empleada, su hija Vico, va a primero de primaria y Randal a 5to grado y comentó que su preocupación será que los niños se quedan en casa y no tiene por el momento con quien dejarlos cuando ella regrese a la “normalidad”.

Además señala las horas empalmadas de las clases virtuales pues como en la mayoría de las casas solo cuentan con una computadora, y agrega que paga colegiatura de ambos por clases de menos calidad.

Al ser una mujer que ocupada en el mundo laboral Leslie, llega a su vivienda atendiendo clases en línea para fungir de docente y encima colaborar con la realización de trabajos y tareas.

Por su parte María Badilla, también es es madre trabajadora, pero en este caso su hijo de preparatoria ha bajado el rendimiento escolar desde que las clases se volvieron virtuales.

“Lo que yo tengo complicado aquí es mi hijo, él siempre ha sido un muchacho de 9 o de 10, y ahora con esto de las clases en linea el chamaco me reprobó materias y él me justifica o que me hace ver es que el aprende más en clase, que así no entiende, que él le entiende a la explicación del maestro”, comentó.

Aunado a lo anterior la computadora que está en casa de María Badilla es utilizada en home office, motivo por el cual limita al joven el acceso a su educación.

Denis Jiménez, tiene cuatro hijos, en primaria, preescolar y preparatoria, todos en sistema privado de educación y hasta el momento desconoce el rol de trabajo que tendrá con los pequeños, pues ella trabaja y aunque tiene el apoyo de su pareja, con cuatro hijos no es fácil.

“Están en particular y el problema es el pago de mensualidades, los útiles escolares, que no se si los tengo que comprar completos o si es presencial utilizar los anteriores. Ahora, clases en línea, tengo una computadora, tengo cuatro; dos en primaria, uno en preescolar y otro en prepa, ¿como le voy a hacer?”, subrayó.

La madre de familia dijo que su principal problema son los horarios empalmados, más por las dos niñas de primaria y que cuando ella trabaja el niño de preescolar tendría clase y no sabe como trabajará en su educación.

FUENTE: EXPRESO

Redacción R

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.