Tras el escándalo, Trump se niega a pedir disculpas a la conductora de TV

Tras el escándalo, Trump se niega a pedir disculpas a la conductora de TV

Está en el ojo de la tormenta porque lo acusan de haber hecho comentarios sexistas e inapropiados contra la moderadora del debate republicano. Había insinuado que la mujer fue dura con él porque estaba menstruando. Ahora dice que sólo gente «enferma» o «pervertidos» podrían deducir ese mensaje.

El multimillonario Donald Trump, que aspira a ser el candidato presidencial del Partido Republicano en Estados Unidos, se negó a disculparse por un comentario sexista que tuvo hacia una mujer y que generó una gran polémica y decenas de críticas hacia su actitud.

El magnate generó polémica tras insinuar que la presentadora de la cadena estadounidense Fox News, Megy Kelly, moderadora del debate el pasado jueves entre los diez candidatos principales a las primarias republicanas, fue dura con él porque estaba menstruando. «Se podía ver sangre saliendo de sus ojos, sangre saliendo de su… de donde sea», dijo el viernes en la CNN acerca de la periodista. Tras estas declaraciones, simpatizantes republicanos que lo habían invitado a hablar el sábado en un evento en Atlanta, le retiraron la invitación.

Pero este domingo Trump dijo que solamente gente «enferma» o «pervertidos» podían deducir que estaba hablando de la menstruación de Kelly. «Estimo a las mujeres. Quiero ayudar a las mujeres», dijo en una entrevista telefónica con el programa de noticias de la CNN «State of the Union».

“¿Quién haría una declaración así? Sólo un enfermo podría pensar de ese modo», dijo Trump. Cuando le preguntaron cómo sus compañeros candidatos y los comentaristas conservadores habían llegado, entonces, a esa conclusión, Trump respondió: «Quieren ser políticamente correctos. Quieren conseguir puntos. Estoy encabezando las encuestas de voto».

Así, el magnate no pidió disculpas, afirmó solamente que no tenía nada contra Kelly y volvió a criticarla reiterando que le había tratado de forma «injusta» durante el debate.

«No hay excusa, punto», dijo el domingo en Fox News Carly Fiorina, expresidenta de Hewlett-Packard y única mujer que participa en las primarias republicanas, quien ya había criticado duramente el comentario de Trump.

Otro de los 17 aspirantes a la candidatura, Rand Paul, un conservador libertario surgido del «Tea Party», dijo el domingo, en referencia a Trump, que «no se debería premiar a la vulgaridad».

El senador por Carolina del Sur Lindsey Graham, otro postulante, estimó el sábado que hace ya mucho tiempo que Trump ha superado todos los límites.

Desde que se lanzó a la carrera, Trump ha marcado el terreno a golpe de declaraciones a menudo insultantes para sus rivales.

Su estilo antiestablishment le ha valido encabezar las intenciones de voto de los republicanos, con 24%, muy lejos del 13% de Jeb Bush, según sondeos previos a esta última controversia.

El debate del jueves entre los 10 principales precandidatos republicanos organizado por Fox News batió récords de audiencia (24 millones de telespectadores), gracias a la presencia de Trump, que ocupó el centro del escenario y dominó el tiempo de palabra.

Fuente: clarin.com

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.