Voto latino no es un mito; salimos en masa

Voto latino no es un mito; salimos en masa

A casi dos semanas de las elecciones más votadas en la historia de Estados Unidos, el fenómeno del voto latino es analizado por especialistas y por simples ciudadanos de a pie, quienes tienen su propia perspectiva.

“Salimos a votar en enormes cantidades, como indican los sondeos, y sin duda los jóvenes y las mujeres hicieron la gran diferencia con su participación activa”, dice a EL UNIVERSAL Ben Monterroso, directivo y vocero de la asociación Mi Familia Vota.

“Estoy ansioso por ver los números oficiales, no podemos estar mejor representados [los estadounidenses de origen hispano] que precisamente con los jóvenes y las mujeres, quienes sí hicieron una diferencia significativa e histórica”, recalca.

Mi Familia Vota es una de las agrupaciones que, desde la era Obama, ha logrado registrar para el voto hispano en Estados Unidos a más de un millón de latinos.

“Estamos muy contentos con nuestra comunidad por lo que lograron hacer y de ahora en adelante, quiero ser muy preciso, los políticos en el poder deben comprender más que nunca que si nos fallan se las vamos a poder cobrar en las urnas —enfatiza Monterroso—. Es verdad que la gran mayoría del voto de origen latino es demócrata, pero tienen que cumplir sus promesas, invertir en nuestra gente, porque de lo contrario hoy ya podemos decir que estarían en juego sus aspiraciones políticas”.

Según la empresa Edison Research, el voto latino que alcanzó a nivel nacional el candidato demócrata Joe Biden fue de 66%.

“Calculábamos que fuera de 70%, así que no estábamos lejos de la realidad; porque además hay que sumar lo que aún falte de contabilizarse —comenta Ben—. En Florida, Biden se llevó 52% del voto hispano y en Texas, 59%; son considerados estados republicanos y aunque se los llevó [el presidente Donald] Trump, no falta mucho para que Florida y Texas, de acuerdo con los resultados generales tan cerrados, se pinten de azul [demócratas]”.

Otros estados tradicionalmente republicanos son Arizona, donde el voto latino fue para Biden con 63%; Wisconsin, 60%, y Pennsylvania, 69%.

“En medio de voces inconformes por los resultados históricos de estas elecciones, que tratan de minimizar la participación y el peso del voto latino en este 2020, los números son contundentes de uno y otro lado”, dice Mario Cabrera de la Coalición para los Derechos Humanos de los Migrantes (CHIRLA, por sus siglas en ingles).

Toda esta defensa del poder, alcance y proyección del voto latino, tiene que ver con las declaraciones que la agrupación denominada Latino Decisions, hizo a la agencia informativa AFP, calificando la influencia del voto latino como ‘un mito’ y asegurando, entre otras cosas, que los hispanos eligen por quién votar a partir de su fe, de sus ingresos o de su edad.

“La trampa en algunas declaraciones de este tipo es que comparan a una minoría cubano-estadounidense ubicada en el condado Miami-Dade, con la creciente y pesada mayoría de mexico-estadounidenses ubicados en las áreas más importantes del país, como si fueran una cantidad igual o similar y, por supuesto, no es así; los mexico-estadounidenses votantes suman 10 veces más que los cubanos y a esto debemos sumar que los cubano han perdido fuerza republicana: al menos la mitad de su gente ahora es demócrata, especialmente sus jóvenes”, dice Cabrera.

De acuerdo con la información del padrón electoral, la presencia mexico-estadounidense representa casi 60% de los votantes potenciales.

Puertorriqueños representan 14% y los cubanos apenas 5%.

La cantidad de estadounidenses de origen latino registrados para votar suma alrededor de 32 millones y se calcula que aproximadamente unos 20 millones hayan salido durante las elecciones del 3 de noviembre.

Albert Morales, director de Política de Latinos Decisions, afirma a AFP que el techo electoral de Trump es de 30% entre los electores hispanos.

“Queda claro que el 66% pro Biden de nuestra comunidad [latina] es más del doble que el apoyo republicano”, señala Cabrera.

“No debemos perder de vista que muchos analistas hablan como si Trump hubiera ganado en términos populares. Trump no ganó ni en 2016 ni en 2020 el voto del pueblo -acentúa Monterroso-. En 2016 perdió el voto popular por más de 3 millones de votos y ahora perdió por más de 4 millones”.

El vocero de Mi Familia Vota opina que “el voto latino no es un mito, es muy claro lo que la comunidad quiere y necesita para salir adelante: salud, buena economía, trabajo y un trato justo a los migrantes que son buenos [la gran mayoría] y que pagan impuestos. La fe nos mueve a desear el bien a todos y con un personaje como Trump en la presidencia, francamente estaríamos muy lejos de lograrlo, como hemos visto durante su administración”.

“Sin duda el efecto Trump también hizo que estas elecciones fueran históricas, porque quizá sin alguien como él en la presidencia no hubieran salido a votar 150 millones de estadounidenses -reflexiona Cabrera-. Lo interesante va a verse en 2024, si vuelve a presentarse [Trump] como candidato republicano o su partido decide que sea otro; y si es otra persona va a ser aún mas interesante ver si volvemos a salir a votar como lo hicimos este 2020 sin el efecto Trump”.

Redacción R

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.